A LOS BESOS DEL TIBIO TERRAL

0
393
Anuncio

Por: Alfonso Fraguela

Inicia el mes de noviembre con un país colapsado, en medio de críticas y cuestionamiento de un gobierno, que llegará arrodillado a culminar un mandato desprestigiado, en medio de manifestaciones multitudinarias que se levantan contra el proceder de la Asamblea y del Ejecutivo.

Vemos como la conducta arrogante y despreciable hacia la población, son ejercidas por los Diputados de la Asamblea Nacional, y los miembros del Ejecutivo que desde el Presidente hacia abajo desconocen la voluntad popular que ha desencadenado todo este estallido social.

La imposición a la fuerza de actos rechazados por el pueblo, han sido las acciones que han llevado a la ciudadanía a expresarles que han sido ingratos con su conducta autoritaria en contra de quienes le dieron “un voto de confianza”, durante un lustro y lo que han hecho es desconocer y traicionar la ilusión de toda una nación.

La cantidad de jóvenes y personas de todos los niveles sociales sin distinción, se han hecho presente en todas estas protestas a nivel nacional e internacional en nuestras sedes diplomáticas, reafirman la esperanza de mejores días con una generación consciente y responsable. Ante el fracaso y la deslealtad de quienes hasta el último segundo siguen disfrazando con una careta, sus verdaderas intenciones lejanas a pensar en el pueblo panameño.

Un presidente que se esconde y presenta cualquier disparate, con tal de mantener al precio que sea, lo que ha sido calificado como una traición a la patria, acompañado de una Asamblea Nacional que debió ser el contrapeso dentro de las acciones arbitrarias del Órgano Ejecutivo, obligó a este pueblo pacífico a salir de extremo a extremo del territorio nacional a expresarles “Basta, y ya no más”.

Estamos seguros de que lo vivido en este momento, tuvo que ser en proporciones guardadas, la forma de actuar, para crear nuestra Nación por todos aquellos participaron en la construcción de nuestra soberanía e independencia. Lamentablemente, los políticos que hoy gobiernan nos quieren vender una sensación de bienestar efímero como el sentido por un adicto al estar intoxicado.

Con una utopía que todo lo realizado es provechoso para todos. Cuan equivocados y desorientados están, Panamá será defendida de la misma manera en que lo hicieron los buenos panameños que le dieron vida a esta Patria.

El pueblo habló, y aunque la miopía, la sordera, y la mudez que ha demostrado la actual administración frente a la tenacidad popular de una sociedad valiente, se seguirá exigiendo el respeto a cada habitante de esta tierra, en el escenario que sea.

Honrando la memoria de Don Jerónimo de la Ossa Escobar, que plasmo en una de las estrofas inmortales de nuestro Himno Nacional “en tu suelo cubierto de flores a los besos del tibio terral, terminaron guerreros fragores; solo reina el amor fraternal”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí