Cuidados higiénicos y detalles que debe conocer sobre las prótesis dentales

0
389
Anuncio

La sonrisa es la carta de presentación para establecer buenas relaciones personales, porque trasmite emociones como la alegría, por lo que una dentadura bien cuidada juega un papel importante

Aunque por temas de prevención, lo ideal es atender los dientes mediante una buena higiene, hay quienes por diversas circunstancias pierden piezas, razón por la cual necesitan usar prótesis.

Un poco de historia

El ser humano a lo largo de la historia ha buscado alternativas para satisfacer la ausencia de las piezas dentales tanto por lo estético como por temas de salud.

Estas dentaduras postizas, desde la antigüedad se volvieron objetos muy preciados, siendo los etruscos a quienes se les atribuye la primera prótesis, por el siglo IV a. C. Una de ellas se conserva en el Museo de la Facultad de Odontología de París.

En la última etapa de la edad media, en siglo XV en Europa, entre los materiales con los que se trabajan están el hueso o marfil esculpido. Aunque, también, se hacían con dientes naturales obtenidos de cadáveres o donantes vivos.

A finales de 1700, ricos y pobres, debido a su mala salud bucodental, anhelaban tener una. Personalidades como la que vemos en los billetes de un dólar, George Washington, usaban estos elementos; puesto que, como fue en su caso, solo le quedaba un diente cuando llegó a la presidencia de los Estados Unidos, a la edad de 57 años.

En algunas de las prótesis del primer mandatario del país norteño- al igual que en la de muchos en esa época – sus piezas eran hechas con el marfil de los colmillos de hipopótamos y elefantes, y también con dientes humanos. Algunos dicen que la procedencia de estos reemplazos dentales tenía un origen macabro, puesto que procedían de la boca de soldados fallecidos en el campo de batalla y otros, de los dientes de los esclavos.

Cuidados necesarios

En la actualidad, las también llamadas popularmente “chapas”, siguen siendo una alternativa, sobre todo en algunos adultos mayores que las necesitan, para tener una buena masticación y evitar, por ejemplo, que desarrollen desnutrición, al no poder consumir los alimentos.

Estos aparatos protésicos necesitan una serie de cuidados en cuanto a su limpieza.

La doctora Sandra Rodríguez de Cerrud, jefa del Departamento Nacional de Odontología (DNO) de la Caja de Seguro Social, explicó que las prótesis dentales permiten ser usadas durante todo el día; no obstante, deben ser retiradas durante la noche y colocadas en un recipiente con agua.

Indicó que a esos cuidados nocturnos, una vez a la semana, deben incorporarse pastillas desinfectantes, indicadas para la limpieza de las dentaduras postizas.

Sobre la limpieza diaria, precisó la jefa del DNO que, dependiendo del material con el que esté confeccionada la prótesis, estas deben cepillarse y enjuagarse al mismo tiempo que cuando se lavan los dientes, para eliminar los restos de comida y las bacterias acumuladas a lo largo del día.

La doctora Rodríguez de Cerrud informó que los dientes naturales restantes, independientemente del uso de aparatos protésicos, deben cuidarse; por ello, invitó a seguir los hábitos higiénicos, para mantener la salud bucal; entre ellos, cepillarse los dientes tres veces al día y acudir al odontólogo cada seis meses.

Datos de la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa que las enfermedades bucodentales, pese a ser en su mayoría prevenibles, suponen una importante carga para el sector de la salud de muchos países y afectan a la población durante su vida, causando dolor, molestias, deformaciones e incluso la muerte.

Se estima que estas enfermedades afectan a casi 3500 millones de personas.

La pérdida de los dientes (edentulismo) suele ser el punto final de una larga historia de enfermedades bucodentales, en particular caries dentales avanzadas y periodontopatías graves, pero también puede deberse a un trauma y otras causas.

La prevalencia promedio mundial estimada de esta afección entre las personas de 20 años o más es de prácticamente el 7%.

En el caso de las personas de 60 años o más, este porcentaje es mucho mayor, y alcanza el 23%. La pérdida de los dientes puede suponer un trauma psicológico, tener consecuencias negativas a escala social y ser funcionalmente limitante.

Los traumatismos bucodentales son el resultado de una lesión en los dientes, la boca y la cavidad bucal. De acuerdo con las estimaciones más recientes, afectan a 1000 millones de personas.

Los traumatismos bucodentales pueden deberse a factores tanto bucales (como la falta de alineación de los dientes) asicomo ambientales (como la ausencia de seguridad en los lugares de recreo, los comportamientos arriesgados, las colisiones de tránsito y los actos violentos).

Factores de riesgo comunes en las enfermedades no transmisibles, como la ingesta elevada de azúcares, todas las formas de consumo de tabaco y el consumo nocivo de alcohol, contribuyen a la crisis mundial de la salud bucodental.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí