Descubriendo los placeres del ‘squirt’

0
693
El Caballero sin memoria
Anuncio


La otra noche regrese a casa encendí el televisor, pase los canales hasta que en uno anunciaban que transmitirían la película My Girl o Mi primer beso en español. Esto me trajo recuerdos ya que fui a verla en 1991 en el desaparecido cine California.

Para los que no la han visto en el filme aparece Macaulay Culkin y Anna Chlumsky. La historia narra ese primer beso, el primer amor, el cual muchas veces no se concreta o no pasa de ser un amor platónico.

Al terminar la película me voy a la cama y empiezo a recordar mi primer beso… Mi primera noviecita. En esa época era muy tímido.

Digamos que no tenía malicia para intentar algo más. Aunque Sugey era menor que yo, ella si tenía más experiencia en todo el sentido de la palabra, mientras que yo de manitos sudadas no pasaba.

Fue un romance de verano y al empezar las clases por estar en turnos y colegios diferentes nos fuimos distanciando.

De vez en cuando nos veíamos de vez en cuando en los conocidos Diablos Rojos. El hilito se rompió un día que me la encontré un domingo cuando le noté como cinco chupetes, visibles -era de imaginar que habían más-.

Después supe que vivía con un tipo por cuenta de ella misma…

Unos 10 años más tarde la volví a ver y supe que estaba separada y no se que más, intercambiamos números de teléfono.

Chateamos unos días, hasta que ella me confesó que de chicos me quería devorar, pero que yo era muy miedoso. Sí, le respondí.

Le propuse que saliéramos a ver qué pasaba… Sugey solo sonrió y dijo deja el relajo, eso ya paso… No vas a decir que has esperado 20 años para decidirte.

Bueno la cosa es que un día estaba en una Fiscalía recogiendo un expediente cuando la mujer me dice que ha estado pensando en lo que le dije.

Le digo lo que estoy haciendo y si me podía esperar… Demoré más de lo que me esperaba, pero ella aún me esperaba en un café.

Comimos algo y nos fuimos a un lugar más cómodo.

Al entrar a la habitación, enciendo el aire acondicionado y el televisor… Entro al baño tomo una ducha rápida. Ella apenas me ve empieza a desnudarse. La detengo y le susurro al oído con calma.

La beso lentamente ella queda algo sorprendida… Bajo las manos hasta su cintura detallando su anatomía.

Le beso el cuello, continuó besando hasta donde esta el escote de su blusa… Desabotono su camisa mientras ella hace lo mismo con la mía. La acosté en la cama king size, prosigo con su blue jeans, descubro que tiene un diminuto hilo dental de encajes negro. Con mi corbata le cubro los ojos, luego le suelto el sostén, acaricio uno sus senos y su entrepierna por encima de su prenda de vestir.

Ella se gira en un movimiento rápido y queda arriba, me amanta como si fuera un crío. Siento su respiración agitarse. Me acaricia el rostro y me dice tómame, mientras se quita el hilo.

Antes de penetrarla le hago un cunnilingus -sexo oral-, cuando esta apunto de llegar empiezo hacerle el amor, comienza a gemir de placer… Cuando de pronto se queda en silencio con cara de apenada.

En medio de la relación se excitó tanto que alcanzó un squirt. Para muchas mujeres esto es algo vergonzoso, pero según los sexólogos es algo normal en la sexualidad femenina.

El squirt es un líquido transparente e inodoro que es expulsado por la uretra femenina cuando la mujer está en el clímax de una relación sexual, esto depende mucho de la estimulación del punto G y de los clítoris combinados en la penetración o de forma manual o con juguetes. Pero no es igual a la eyaculación femenina.

Luego de asimilar lo que había experimentado, Sugey me dice lo que me estaba perdiendo hasta ahora.

Cuando se siente abrumada por la vida cotidiana y el trabajo ella me busca para dar una vuelta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí