Enamorada de un Peter Pan

0
680
El Caballero sin memoria
Anuncio

Cada vez que mi amiga Emy viene la ciudad de visita -vive en Chiriquí-, nos citamos a comer o a un café para ponerlos día uno del otro.
Más o menos le llevo como ocho años, pero es una mujer madura.

En su última visita me dijo que la acompañara a un sepelio, algo que no me gusta.

Es una de las pocas mujeres que no le doy un “NO”_ rotundo. Me pone una cara de gato de Shrek y listo. Como sabe que no me le puedo negar juega con eso.

Ha llegado a decirme “Busca que le diga a tus levantes el secreto; si supieran lo fácil que es”.

En realidad no es la mirada, es quién lo haga…. Bueno vamos al entierro de una señora, me sentía algo incómodo, no conocía a nadie.

De pronto ella se acerca a un tipo más o menos de 25, lo abraza. Hablan como cinco minutos. Luego de esto me dice vamos.

Ya en el carro a manera de broma le digo, andas buscando colágeno con ese pelaito.

Su rostro cambia y responde, él es mayor que yo, fue mi novio desde primer ciclo hasta la Universidad.

Mira tonto lo amé mucho, aún lo quiero. Pero nunca crecerá.

Es un Peter Pan, vive la vida como si tuviera veinte años…. Por eso terminamos.

Ahora entiendo el por qué Emy se casó con alguien que le lleva 20 años.

Retomando en hilo

Él quiere vivir de fiesta en fiesta, aún pasa horas jugando videojuegos. No es mala persona, solo que es un poco narcisista y egocéntrico.

¿Cómo sabes eso?

Simple, su mamá me llamaba regularmente.

Siempre me decía que regresará con él.

Papi; sin embargo, yo no me veía siendo feliz con una persona así, que en lugar de un marido es como un hijo.

¿ Emy soy un Peter también?
No seas bobo, no eres un tonto, que se hace en duro, para esconder tus sentimientos, algo cursi, pero lindo.

Solamente que te fijas en las equivocadas.

Mira mi tonto amigo un Peter Pan es un hombre que se niega a crecer.

Sumado a eso son narcisistas, manipuladores, cautivadores y arrogantes, pero en realidad tenían miedo al fracaso personal.

Sabes cuando le conté que me iba a casar le di la oportunidad de recuperarme, pero le dio miedo.

A ti te siento como un amigo, me respetas, no eras tan perro como aparentas.

No es que le tengas miedo a una relación, es que aún estás enamorado de esa mujer y no quieres admitirlo, te conozco sé que es así.

Después de esa sesión de terapia gratis, guardamos silencio un largo rato.

Soy de los que los enojos me duran poco, a menos que sea algo que me hiera el ego.

Para limar asperezas entramos al auto rápido a pedir dos helados.

Y de esta forma terminó nuestra cita de reencuentro.

A veces necesitamos que un ser querido nos ponga los pies en la tierra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí