Anuncio

Por Grisel Bethancourt

Primera entrega

Los protocolos para mitigar la pandemia de Covid-19 son de estricta aplicación. En el caso de la Minera Panamá este medio tuvo acceso exclusivo a documentos que exponen los tiempos de reacción para la aplicación de los test y atención de las víctimas, que dejan claras evidencias de sus actuaciones.

Cuando la Organización Mundial de la Salud (OPS) estableció el 19 de marzo que las empresas debían tener un papel esencial que desempeñar frente al Covid-19, minimizando la probabilidad de transmisión, en Panamá habían transcurrido diez días  de decretado el primer contagio del virus. 

La OMS pidió  a sus Estados miembros  adoptar las medidas para que en un mínimo de tiempo se pusieran en marcha, rápidas políticas estratégicas y protocolos ante la crisis sanitaria. 

Esto incluía mayoritariamente a las grandes industrias, empresa privada y al comercio.  Primordialmente se solicitó a los jefes de Estado  y de Gobierno mitigar el impacto de la Covid-19. 

El coronavirus se expandió rápidamente. Panamá,  el país con una de las más fuertes estructuras comerciales y económicas  de poderes intocables, iniciaba una etapa de incertidumbre, descontrol y miedo ante la pandemia mundial. 

Las cifras actuales alcanzan las 9,800 personas con  la enfermedad. Panamá se sitúa en la posición siete de las Américas con casos de contagio por Covid-19, donde semanas después, de una cuarentena total,  la población le perdió el miedo a la pandemia en ascenso,  frente a los considerados  factores socio-económicos que ahogan a la sociedad,  como el desempleo, falta de alimentos, interrupción de sus servicios básicos, entre otros.  

Cifras del Covid-19 Mapa de Panamá Fuente: MINSA

 Las protestas en las calles se hicieron recurrentes y los panameños de los barrios como de la alta sociedad,  no han guardado el distanciamiento requerido. 

El gobierno cedió ante las críticas poniendo en marcha una ley de moratoria, garantizando un subsidio económico a la banca y finanza comercial panameña, poniendo una marcada distancia entre la importancia de la economía productiva a la informal, pequeña y mediana. Además implementó una medida populista con el levantamiento de la ley seca. 

La pandemia trastocó la normalidad de 4.5 millones de habitantes, mientras  mantiene a más de 3 mil personas en aislamiento domiciliario, en comunidades urbanas, suburbanas y rurales, donde la pandemia se ha  esparcido y otras que  sobrepasan los 700 pacientes en hoteles- hospitales, bajo la responsabilidad constitucional del MINSA, garante de la salud pública. 

Mineros ingresan a hoteles-hospitales Foto: Minera Panamá

Decisiones erráticas gubernamentales durante la evolución de la pandemia han sido cuestionadas, ante procedimientos poco claros con visos de irregularidad en materia de compras de insumos urgentes,  que se encuentran bajo investigación penal o de estructuras sanitarias construidas sin utilizar para la emergencia. 

Drama y dolor en la mina 

En Panamá donde el poder político sucumbe ante el poder económico, se han tomado decisiones cuestionadas que evidencian, la falta de seguimiento riguroso y estricto para el control del Covid-19. 

El caso más dramático, lo han vivido más de 500 trabajadores de la Minera Panamá, ante cinco muertes, 199 contagios y el haberse delegado o cedido el control de la pandemia a la empresa, para el seguimiento de los protocolos establecidos en el Comité de Salud e Higiene, del cual es garante el Ministerio de Salud (MNSA) conjuntamente con el Ministerio  de Comercio e Industrias, la empresa y los trabajadores, como otros dos ministerios que inciden en el sector portuario y ambiental. 

Los protocolos para la contingencia sanitaria fueron establecidos mediante el Decreto Ejecutivo No. 78 de 16 de marzo de 2020. 

La situación expuesta  en la minera localizada en la provincia de Colón, distrito especial Omar Torrijos, que inició con el registro del primer contagio el 19 de marzo, de uno de los trabajadores que se encontraba fuera de la mina, fue el mismo día en que la OMS realizaba el anuncio de la Declaración  denominada: “Un llamamiento a la acción  sin precedentes dirigido al sector privado para hacer frente a la Covid-19”. 

La minera es una subsidiaria de la canadiense First Quantum Minerals Ltd., que explota en el yacimiento de Cerro Petaquilla, cobre y oro, la cual mantiene una concesión con el Estado. 

En un comunicado First Quantum Minerals Ltd., puso en marcha protocolos de entrada con equipo térmico y denegó el ingreso a personal de la minera con posibles síntomas. El comunicado de Cobre Panamá ese día, indicaba que unos 6 mil trabajadores eran del área de operaciones. Agregaron que acatarían la orden del MINSA con el fin de mitigar la propagación del virus. 

Comunicado de la minera Fuente @CobrePanama

La situación sin embargo, tomó otro giro. El MINSA el  24 de abril decretó un cerco  sanitario en Minera Panamá, mientras el contagio se expandía por los campamentos TMF, 3000 y en el transcurso de los días,  ya se tenían 15 casos en cuarentena en el campamento SK.  Pasados los días, el 4 de abril se presentó la primera muerte por Covid-19. La víctima de la minera era Guillermo Saldaña, trabajador en cuarentena, oriundo de la provincia de Chiriquí con una dramática historia, tras enfermar y no determinarse a tiempo el padecimiento real por Covid-19 del paciente. 

El 8 de abril después de una inspección interinstitucional, el MINSA ordenó el cierre temporal y evacuación de los trabajadores de la minera a hoteles de playa en la provincia de Coclé y  en la ciudad de Panamá.  Pese a la orden del ejecutivo,  la mina  siguió labores de mantenimiento con más de 800 trabajadores. 

La economía en el país comenzaba una contracción de forma dramática. El ministro de Economía y Finanzas, Héctor Alexander recientemente describió la situación como una “crisis profunda”, mientras las estimaciones de la contracción para este año son del 2%. 

La pandemia COVID-19 se constituyó en un ensayo y error en materia sanitaria para grandes industrias en Panamá, al tener la puerta abierta, ante una falta rigurosa de control de los protocolos de salud y normativas establecidas en el país, que produjeron la muerte de obreros y el contagio rápido de cientos de trabajadores. 

La minera mantiene cinco fallecimientos, tres de ellos se produjeron en áreas de aislamiento social, mientras los trabajadores estaban en cuarentena en hoteles. Las repercusiones de las muertes han traído consigo, examinar los protocolos de salud implementados, que quedaron a merced de la minera. 

Los cuestionamientos de diferentes sectores sociales del país, argumentan que se mantiene una especie de beneficios especiales para la minera localizada en Colón durante esta pandemia por  razones económicas.   

Uno de estos argumentos está basado en la promulgación  de un nuevo Decreto Ejecutivo el No. 500 de 19 de marzo de 2020, dos días después, para la situación del COVID-19, donde  nuevamente se alude a la Minera Panamá, a la cual se le brinda la prerrogativa de poder continuar laborando, y se establece una protección especial de salud, así lo describe el abogado laboral, Antonio Vargas. 

Las declaraciones en conferencia de prensa nacional del epidemiólogo Rodrigo DeAntonio de la Organización Panamericana de Salud (OPS) en Panamá,  causaron eco, al hacer el anuncio que  los contagios continuaban en aumento en la Minera Panamá,  por ello Colón mantenía una curva en ascenso al tener a trabajadores con COVID-19. 

Las muertes, específicamente  la del minero Lino Martínez, trajeron consigo que el 21 de abril, la directora Nacional de Salud, Nadja Porcell confirmara ante la cadena televisiva TVN, que la empresa Minera Panamá debía suministrar a los médicos en cada hotel-hospital durante la cuarentena de los mineros. 

“Lamento decir que ese no es el acuerdo al que nosotros –Ministerio de Salud- llegamos. En los hoteles como el de Playa Blanca o algún otro que ellos hayan utilizado, ahí están los compañeros de la minera que están completamente asintomáticos y que no eran contactos de estos casos –positivos-“, reveló Porcell.   

“No es que nosotros tenemos que poner los médicos”, sostuvo Porcell.   

Por qué el MINSA cedió la responsabilidad de la atención médica a la Minera Panamá?  El protocolo de la minera establecía por su parte,  que al mostrar sus trabajadores signos de COVID-19 y de ser positivos, se tendría que notificar a epidemiología o a un cuarto de urgencias. 

Esta investigación periodística obtuvo informes de la minera que señalan que fue a mediados de abril que la empresa en Panamá adquirió los kits para realizar pruebas a los trabajadores en cuarentena, los cuales permanecían en trámite en Aduanas.  

Informe exclusivo de la llegada de 4 mil kits

Esta responsabilidad ha recaído desde el 9 de marzo en todos los centros sanitarios del país, bajo el mando del MINSA. Incluyendo la adquisición de los kits, como se comunicó el 8 de abril, cuando se anunció que  la institución recibiría 80 mil hisopos para efectuar pruebas de Covid-19.  

Mientras que se suponía que en los hoteles-hospitales, los mineros que ingresaron eran asintomáticos y debían tener una observación médica diaria, según los protocolos establecidos por la minera. 

El MINSA a través de su titular anunció la contratación de 6 médicos que atenderían los hoteles-hospitales. Estarían re direccionando la situación en los hoteles de playa y en la capital. 

Los protocolos habían sido elaborados para la atención y mitigación en la mina. Habría algún protocolo establecido para la enfermedad en las zonas de aislamiento o cuarentena dentro de hoteles-hospitales. 

Otros dos mineros fallecieron posteriormente. Hasta la conclusión de esta investigación Minera Cobre Panamá, como el Ministerio  de Salud y el Ministerio de Comercio no respondieron a los cuestionarios que les envío este medio, sobre la responsabilidad del Estado en los hoteles-hospitales y las fallas que permitieron la muerte de los obreros. 

La Constitución de la República establece la atención de salud para todos.  

El gobierno ha emitido decretos ejecutivos exclusivos para la minera, mientras continúan un sinnúmero de enfermos en hoteles y el Covid-19 sigue acechando en el país. Actualmente se mantiene la revisión de los nuevos protocolos de Salud e Higiene para la nueva normalidad de la mina, los cuales están en revisión. 

La minera por su parte, mantiene un sistema de responsabilidad social empresarial con múltiples ayudas a centros de salud, hospitales en Panamá y áreas aledañas, como de sanitización en razón del Covid-19, que son expuestos en redes sociales frente a la situación de la pandemia, mientras que el otro lado de la moneda han sido los cuestionamientos sobre las muertes y atención médica oportuna realizadas por sus propios trabajadores durante la cuarentena. 

1 COMENTARIO

  1. La Minera Panama y todas las que extraen Minerales dentro y alrededor de Petaquilla y Donoso, fueron señalados como DELINCUENTES por DESOBEDECER el FALLO de la CORTE SUPREMA DE JUSTICIA señalando INCONSTITUCIONAL e ILEGAL la extraccion ,sustracciion y transportaccion de los minerales fuera de Panama, lo que se entiende como ROBO, PIRATERIA. Ustedes al NO MENCIONAR este DELITO, Hacen Apoligia al Delito y por ocultar el FALLO de la C. S. J. se HACEN COMPLICES. Estan Actuando como “Quinta Columna”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

fourteen − 11 =