Vigilancia Municipal atacará de raíz el problema de los ‘bien cuidao’

0
65
Anuncio

Luis Huerta, director encargado de Seguridad Municipal de la Alcaldía de Panamá, aseguró que la comuna capitalina se convertirá en la “piedra en el zapato” de los “bien cuidao” para evitar que estas personas usurpen  los espacios públicos, para cobrar  ilegalmente a los ciudadanos por el uso para estacionarse.

“Hay que convertirse en la piedra de su zapato, mientras más los incomodamos a ellos no le será rentable hacer su labor y si lo tengo que llevar 100 veces al juez de paz, lo haré”, expresó Huerta.

Según Huerta, el problema de los “bien cuidao” “hay que atacar de raíz porque no estamos hablando de personas que no tienen qué comer, lo que ocurre es que estos individuos no van obtener un trabajo que le de más (ingresos) que esa”.

Agresión contra vigilante

La reacción de Huerta se dio después de que un ‘bien cuidao’ intentó agredir a un vigilante municipal a quien le había pedido dejar de ejercer esa labor en el espacio público entre la Calle 35 y 36 de la vía Justo Arosemena.

La agresión contra el funcionario municipal se hizo viral en las redes sociales.

“Estamos coordinando con la Policía Nacional para atender este flagelo; como se ve en el video estamos ante una actitud delictiva y criminal”, precisó.

Huerta explica que el “bien cuidao” se cree dueño de la esquina y amenaza a los particulares que utilizan los lugares públicos para estacionarse, “él cree que es el dueño y el vigilante es un abusador que no tiene porqué impedir esa práctica”, sostuvo.

Según Huerta los “bien cuidao” no son indigentes sino delincuentes y este caso ante el guardia municipal es “una muestra de ello”.

Entrenamiento

Huerta explicó que los guardias municipales tienen entrenamiento para manejarse con vara policial, sin embargo, no son expertos en defensa personal.

“La parte más peligrosa y difícil es cuando la unidad está sometida, él tiene miedo por su integridad física, el entrenamiento que le damos alcanza para manejar la situación”, detalló.

“Los vigilantes pasan por un entrenamiento vigoroso, pero no son expertos en defensa personal, entonces tenemos que recurrir al refuerzo que fue lo que ocurrió en este caso”, destacó.

El funcionario señaló que en este incidente habían unidades de la policía quienes prestaron ayuda al resto de las unidades de vigilancia municipal que llegaron a atender el suceso.

Por otra parte, Huerta aseguró que el bien cuidao se negó a ser sometido a una revisión médica y también se rehusó a firmar una declaración de que no fue maltratado.

“La persona está en manos del juez de paz quien determinará la sanción por la agresión a la unidad y por ejercer la actividad que es una falta administrativa y un tipo de extorsión”, asegura Huerta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

one × one =