A 100 AÑOS DEL FALLECIMIENTO DE LENIN

0
191
Anuncio

Por: Jorge I. González
Abogado. Defensor de derechos de la humanidad

21 de enero 1924-2024

Al cumplirse hoy 100 años del fallecimiento de Vladímir Ilich Ulianov, Lenin, fundador de la Unión Soviética y gran organizador del proceso histórico de la Revolución Rusa de 1917, que inaugura junto a la Comuna de Paris una época de revolución social; consideramos oportuno resaltar la vigencia del legado de Lenin en la historia y aplicarlo al presente de lucha contra el unilateralismo, el imperialismo y el capitalismo neoliberal.

  1. Lenin propone la necesidad de coordinar el desarrollo para resolver la pobreza y acabar la desigualdad en el mundo. Es decir, la planificación central o estratégica de las fuerzas productivas, sin sectarismo, despojado de los atavismos ideológicos y estructuras de clase con signo opresor, que comprimen y canalizan la producción y distribución, la dinámica social, en función al confort supremo de los grandes propietarios capitalistas.

El estado desenvuelve un papel central en asegurar el predominio de la lógica de acumulación de clase imperante. Será un estado opresor si responde a los grandes propietarios y no al amplio espectro del pueblo, al proletariado, la clase trabajadora en el campo y la ciudad. Será un estado liberador, socialista, si su dirección responde al beneficio de las grandes mayorías, fomentando la equidad de condiciones y el progreso humano mediante la planificación y coordinación de las fuerzas productivas.

El proceso de acumulación originario de capital operado en las mega metrópolis capitalistas, tras siglos de expansionismo, mercantilismo y consolidación del mercado interior, se traspola a la explotación de las naciones pobres, menos desarrolladas o capitalistas dependientes, haciendo alianza de fuerza militar y mercado con las elites locales, articuladas en su lógica de acumulación y comodidad, a la dependencia. Hablamos del Imperialismo.

Así, no se trata de un proceso nacional, sino internacional, dado el carácter global del capitalismo y la economía, pero la lucha por el socialismo pasa por la transformación revolucionaria en los diversos estados que componen la cadena, tanto estados poderosos como en los dependientes;

  1. La coordinación de las fuerzas productivas demanda necesariamente y en consecuencia, el acceso del poder del estado a las masas, esto es, la democratización del poder público, desarraigando del mismo a las clases, grupos y concepciones de tipo feudales, monárquicas y oligárquica burguesa, las que por separando o en alianza de fuerza opresora, administran al apareto institucional y las regulaciones impuestas en la economía, en función al interés material y político de las elites y no según las necesidades de la colectividad, la nación o el pueblo trabajador (proletariado). La lucha política nacional da paso entonces también al campo de la correlación política internacional contra el imperialismo;
  2. Lenin planteó el problema del imperialismo como fase del capitalismo, que actúa contra los procesos soberanistas y revolucionarios de los pueblos, con el objetivo primordial y primigenio de explotar, mediante la fuerza y el control de mercados, a las riquezas de las naciones. Es la base del conflicto geopolítico que existe hoy, en pleno siglo 21: las antiguas potencias coloniales que dominaron la economía en los últimos siglos (EEUU, Gran Bretaña, Francia, Alemania, etc.), están en confrontación con los estados que buscan su desarrollo de manera independiente y reciben la hostilidad de los imperialistas.

Fueron estas mismas potencias las que apoyaron a los ejércitos contra revolucionarios que intentaron derrocar al poder soviético y que inclusive, antes que el propio Hitler, enviaron tropas extranjeras a Rusia durante la Guerra Civil. Sin éxito. Hablamos de ejércitos de Estados Unidos, Gran Bretaña, Japón, entre otros, que invadieron a la URSS entre 1919 y 1921;

  1. La autodeterminación nacional como principio revolucionario sustentado por Lenin permite desprender del mismo el respeto a las condiciones culturales de las naciones, los estados, de los pueblos y las personas. Como paradigma en la relación entre los estados, como también en la relación entre distintas culturas, naciones y pueblos dentro de un mismo estado.

Ello implica intrínsecamente la supresión de los prejuicios discriminatorios anticientíficos, de tipo religioso, por origen nacional, condición étnica o de género, que Impiden la plena realización del ser humano y que con ello se priva o cohíbe a la humanidad, a los pueblos y naciones, de sus propias potencialidades creadoras productivas, material y culturalmente.

De esa manera, la URSS, siguiendo al pensamiento de Lenin, impulsó la lucha contra el racismo y la desigualdad de las mujeres. La URSS fue el primer estado del mundo contemporáneo en reconocer el voto de las mujeres, la igualdad de participación política y su derecho al control de su cuerpo.

Con el advenimiento del socialismo inspirado en Lenin, en la URSS se puso fin (en los territorios del antiguo imperio ruso) a las persecuciones contra las minorías;

5 La planificación de la economía y del progreso social, de acuerdo a Lenin, implicaba en su programa la salvaguarda de la capacidad reproductiva de los recursos de la nación, razón por la cual yo paso pioneros en materia de defensa ambiental como los decretos de salvaguarda de los bosques contra la deforestación. De esa forma, se puede hablar de leninismo en materia ecológica, lo cual hoy día es sumamente importante ante la degradación ambiental y el cambio climático forzado por la anarquía capitalista;

6 El leninismo, como interpretación del socialismo científico y el materialismo histórico formulados por Karl Marx y Federico Engels, plantea la construcción del socialismo no en base al calco o la copia de experiecias, sino basándonos en el aprendizaje de acuerdo al análisis dialéctico, de clases sociales y a partir de las condiciones históricas imperantes, haciendo correlación de las dimensiones objetivas y subjetivas de la historia.

La traducción de las condiciones objetivas de aclaración de riqueza, desigualdad y pobreza, al campo de la lucha política entre las clases y convertirla en una potencialidad transformadora real, no es en lo absoluto un movimiento mecánico ni economicista, objetivista, sino que es la consecuencia de la subjetivad permanente, entendida esta como la conciencia de clase, es decir, conciencia de la posición objetiva de la clase y grupo al que se pertenece dentro de la economía, como por otro lado la claridad de acción en el campo de la política, que consiste en estudiar las cosas de acuerdo a la dialéctica y el enfoque de lucha de clases y grupos antagónicos, opresores y oprimidos, para entonces organizar a la correlación de factores revolucionarios, objetivos y subjetivos, en la dirección de la democratización del poder público, mediante la instauración de un gobierno de signo proletario, popular.

De esa forma; se alcanza la correlación entre práctico y teórico, entre lo objetivo, evitando caer en el economicismo y lo subjetivo, en el entendimiento de que ello es un acumulado histórico, sin perder de vista el contexto concreto de las contradicciones objetivas, en referencia a las económico-sociales. La autonomía relativa y nexo de la acumulación material y la acumulación político, ideológica, cultural.

Lenin sigue hoy vigente en la lucha por la democratización del estado y la consecución del progreso de los pueblos, en apego a la solidaridad y la necesidad de erradicar al imperialismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí