Inicio Nacional La otra cara del caso Marshall

La otra cara del caso Marshall

0
147

Investigación especial para El Digital Panamá

Por Grisel Bethancourt

El 12 de marzo de 2019, dos historias se entrelazaron, Moisés Humberto Durán, un jardinero de profesión solo sintió unos ruidos que provenían de un área adyacente a un residencial en isla Naos en el área turística de Amador. A los minutos él fue interceptado por las unidades linces de la Policía Nacional, fue encañonado con armas largas y arrestado en una montaña donde tenía su machete e implementos de jardinería.

Su sorpresa es que no solo fue él, la única persona aprehendida, fue trasladado junto a todos los trabajadores del PH donde laboraba.  Hasta ese momento Moisés Humberto Durán, de origen centroamericano de cortar hierba y limpiar los predios del edificio, estaba dentro de un caso de alto perfil de una persona que aseguró no conocer.  Ese 12 de marzo,  se registraron arrestos por delitos contra la salud pública, asociación ilícita para delinquir, tenencia ilegal de armas de fuego y homicidio /femicidio en la historia del llamado caso “Marshall”, donde fue aprehendido Eduardo Macea Alonso junto a Yamil Demera y Jairo Garibaldi.

Ver video en este enlace: https://www.youtube.com/watch?v=2T9o2Vx0iDI

Moisés Humberto Durán inició una historia, casi un calvario, tras este caso. La fiscalía encerró a los 6 extranjeros de los que había miembros de seguridad, entre ellos, también Moisés Humberto Durán como jardinero, en el recinto del albergue del Servicio Nacional de Migración en Curundú. Su estadía en ese lugar duró seis meses.

No tuvo por un periodo de tiempo como comunicarse con su familia, ni cómo  decirles que  estaba detenido.

“¿Testigo de qué?”, preguntó Moisés. El trabajador tuvo que declarar en una entrevista ante la Fiscalía Superior de Homicidio/Femicidio Metropolitana del Ministerio Público bajo la pasada administración de la exprocuradora Kenia Porcell.

Fue llevado junto a los migrantes a audiencias en el Sistema Penal Acusatorio, como testigo de un supuesto caso de homicidio/femicidio, su declaración y las de otros migrantes detenidos tuvo la particularidad que frente a la jueza Yazmín Jaén, Moisés Humberto Durán bajo juramento recalcó que no había dicho, lo plasmado en el documento judicial que elaboró la fiscalía, en medio de una audiencia de prueba anticipada para los testigos.

Señaló la forma como fue tratado por la jueza, cuando le recalcó que no había dicho lo que se encontraba en la declaración, hoy bajo el sistema acusatorio es conocida como entrevista. Así al unísono todos los trabajadores del PH, calificados como testigos dijeron lo mismo. No era lo que habían declarado en una entrevista a un fiscal, algunos con limitaciones escolares. Esta situación puso en dudas, por qué en la carpetilla había declaraciones que no correspondían a lo señalado.

Los defensores del caso contra Macea Alonzo durante el 2019 y lo que va del año 2020, han señalado una supuesta “simulación de hecho punible”, este fue uno de esos hechos, así lo describe el abogado del caso, Kevin Moncada.

El video de la audiencia de prueba anticipada, la cual se realiza a testigos de casos,  se encuentra dentro de las pruebas de la carpetilla 201900014496 que adelanta desde  hace un año la fiscalía en un caso denominado “complejo” bajo solicitud del Ministerio Público a un juez de Garantías.

De forma relevante, Moisés reciente haber sido arrestado como cualquier detenido, encadenado en sus manos y pies, llevado a una celda, a pesar que  solo era calificado como un “testigo”.

Su vista siempre era al mar donde está la isla de Naos y la montaña que la bordea. Debía limpiar siempre el perímetro del citado residencial.

Después del largo encierro, fue liberado. Sus compañeros se acogieron a la deportación, para no volver a vivir  lo que denominaron un “calvario”.

De forma exclusiva tuvimos acceso a los 43 tomos de la carpetilla 201900014496 y a videos de las audiencias orales contra Macea, Demera y Garibaldi, las cuales mantienen a las tres personas detenidas en la isla del Rey, Punta Coco como privados de libertad de alto perfil por supuestos hechos de narcotráfico.

En esta carpetilla de investigación se analizaron los informes de muestras de pruebas de residuos de pólvora, ADN, la certificación de captura de un “más buscado”, y qué había hecho Macea, “Marshall”, los días anteriores a su detención. Qué sucedió  el día de los hechos?

Eduardo Macea fue capturado en el entrepiso del P.H. Naos Harbour Island, transcurrida la 1:30 de la tarde del 12 de marzo de 2019. Antes se registró una persecución policial desde el Mercado de Mariscos hacia la Calzada de Amador, hubo disparos  y las unidades policiales irrumpieron en el edificio, donde la defensa indica que  Mace, no residía en el lugar, no era  propietario de inmueble. El día de los hechos, había sostenido una cita con un brocker –intermediario de compra y venta- de bienes raíces.

La administración del PH certificó que la persona capturada no residía en el lugar, ni era propietario un bien inmueble; Moisés Humberto Durán no conoció a Macea, su trabajo era de campo. Mientras que otros testigos aseguran haber declarado bajo supuesta presión de la fiscalía.

La Policía Nacional ha sostenido que era una supuesta organización de alta peligrosidad en Colón y que habían “oficios” o diligencias de captura y búsqueda en contra de Macea, sus altos mandos en ese momento así lo describen en noticias del hecho. Documentos señalan que por ejemplo, la Dirección de Investigación Judicial no mantenía oficios al momento de la captura de Macea oficio para su captura.

Esta investigación consultó  a  peritos forenses en balística y criminalística, además de la opinión del presidente del Colegio Nacional de Abogados, Juan Carlos Araúz, quien ha sostenido que este manto de “dudas” podría perjudicar al Ministerio Público.

El abogado Moncada argumenta que hay pruebas que demuestran lo contrario.

Macea, Demera y Garibaldi permanecen en Punta Coco a la espera de una audiencia de fase intermedia y de otras audiencias en este complejo caso.

En la investigación se demuestran los documentos que sustentan algunos hechos que no se conocían en el caso Marshall.

En el caso del centroamericano, Moisés Humberto Durán no se descarta interponer quejas o una demanda contra el Estado, por la posible actuación de la pasada administración del Ministerio Público. Ya existe un precedente o jurisprudencia en el caso Velez-Loor ocurrido en Panamá, al declararse una violación a derechos de un extranjero detenido.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí