Superación tras las rejas de una cárcel

0
516
Anuncio

En los centros penitenciarios del país la frase “el candado no es eterno” es muy común entre los privados de libertad. Para muchos que por distintas circunstancias se encuentran cumpliendo una condena en algún centro penitenciario, llega el momento que “el candado” les pega. Es en donde las ganas de superarse cobran un gran valor para todos aquellos que se encuentran tras los barrotes. 

Dentro del Sistema Penitenciario panameño, el Ministerio de Educación implementó desde hace varios lustros los niveles básicos de cultura popular, pre- media y bachillerato, para privados de libertad. Muchos de los beneficiarios de este plan jamás tendrían acceso a culminar sus estudios debido a diversas razones si se encontraran en libertad. 

En el 2013, bajo la dirección del profesor Gilberto Marulanda, se inauguró el Anexo Universitario Penitenciario de la Universidad de Panamá, en el Centro Femenino de Rehabilitación “Dona Cecilia Orillac de Chiari”. En los 10 años, este proyecto ha beneficiado a cientos de hombres y mujeres que han aprovechado una segunda oportunidad para convertirse en profesionales, demostrando que la rehabilitación penitenciaria es posible.  

El Renacer por dentro 

Luego de realizar la gestión a través de la oficina de Relaciones Públicas de la Dirección de Sistema Penitenciario (DGSP), transcurrieron uns semanas antes de dar el visto bueno al equipo de El Digital Panamá. 

De antemano se nos explicó el protocolo que se debe seguir para realizar una cobertura dentro de un centro carcelario. El trayecto desde la Avenida Ricardo J. Alfaro, donde abordamos al vehículo que nos traslada a nuestro destino, fue relativamente corto, al llegar al lugar tuvimos que bajarnos y presentar nuestra documentación.  

Luego de pasar por tres puntos de control o verificación llegamos a las aulas de clase. Eran aproximadamente la 1:00 PM y uno de los custodios nos abrió la última puerta que nos separaba de los privados de libertad. A lo lejos, un grupo de reclusos estaba jugando una típica birria de fútbol, mientras otros se encontraban afuera de la cancha en espera para poder jugar.  

Llegamos a la biblioteca, en ese momento encontramos a un joven limpiando los salones antes que lleguen los estudiantes y los docentes. Nos saludó con un tono de sorpresa, le comentamos el motivo de la visita. Él no estaba enterado del reportaje.  

Estar detrás de los barrotes no es nada fácil, independientemente de cuál sea la razón, pero hay quienes a pesar de los golpes de la vida salen adelante y este es el caso de Ricardo y Víctor , que se han propuesto estudiar la carrera de Técnico en Funcionario de Instrucción Sumarial dentro del programa del Anexo Universitario de El Renacer.  

En una conversación con El Digital Panamá, Melo expresó que desde su llegada al centro penitenciario se propuso mantener su mente ocupada, formando parte de los diferentes comités de trabajo que hay en El Renacer. Por el momento, los privados de libertad cuentan con una biblioteca y un salón de informática donde poder estudiar y realizar los trabajos asignados en las clases. 

Melo destaca el impacto positivo que ha tenido en él la posibilidad de superación dentro del centro penitenciario. Desde su llegada al Renacer, Melo buscó la manera de cómo ocupar su mente para no caer en depresión, buscando lo positivo dentro de lo negativo.  

El equipo de la Junta Técnica del penal son los encargados de realizar el proceso de ingreso del privado de libertad al programa educativo del Anexo Universitario de El Renacer, explicó Melo. 

A diferencia de estar en libertad, dentro del centro se tiene un horario estricto fijado para recibir las clases de los docentes. 

 Por su parte, Víctor tuvo la oportunidad de culminar sus estudios a nivel secundaria hasta llegar a la Universidad. Por su esfuerzo en los estudios, Víctor se encuentra becado por el Instituto para la Formación y Aprovechamiento de Recursos (IFARHU), desde Premedia.  

Este proceso le ayudó a ver la vida de otra forma, a pesar de los errores. El profesor universitario Rodrigo Arturo Del Cid, expresó que trabajar con los privados de libertad es una oportunidad muy importante para crecer como ser humano, son personas que han tenido tropiezos, siempre es importante ver la otra cara de la moneda. 

Del Cid destacó que los privados de libertad tienen derecho a tener otra oportunidad a pesar de los tropiezos de la vida. La experiencia con los internos de El Renacer ha sido de crecimiento, ya que ha podido ver la otra cara de la moneda. El trabajo realizado por el 

Anexo Universitario de El Renacer es de suma importancia para nuestra sociedad, es vital que este programa educativo se extienda a nivel nacional para lograr una rehabilitación integral de los internos. 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí