Panamá: Una coyuntura económico política compleja

0
726
Inversión extranjera en Panamá

A partir de hoy,1 de julio, se inicia una coyuntura compleja, porque el gobierno presentará ante la Asamblea Nacional una veintena de proyectos de leyes de orden sanitario, laboral y económico en medio de una protesta convocada por el movimiento estudiantil y juvenil en donde la izquierda tiene una presencia significativa. Esta protesta es también convocada de manera independiente por organizaciones heterogéneas de la derecha liberal contra la corrupcion y por la defensa de la libertades democráticas.

Por otro lado, sectores económicos y políticos de la derecha en alianza con personalidades de una facción desgajada del Partido del Pueblo a través del Think Tank Repensar Panamá, plantean la necesidad de una salida política consensuada que de paso a un nuevo régimen político. La irrupción de este actor, denota la complejidad de esta coyuntura pues indica que un sector de las cúpulas económicas es consciente de la profundidad de la crisis.

Por otro lado hay un factor externo que incide en la presente coyuntura: China. El gobierno de Varela agobiado por el escándalo de los Panamá Papers y la permanente presión de la Unión Europea contra el Centro Bancario conjugado con una disminución del dinamismo de la economía decide establecer relaciones con la República Popular China a mediados del 2017. Poco tiempo después firma en diciembre de 2018 cerca de 19 acuerdos que incorpora a Panamá a la Iniciativa Un Cinturón, Una Ruta. Esta iniciativa es bloqueada por el gobierno de Cortizo que se alinea con los EU.

El estallido de la crisis económica actual que ya era un proceso en desarrollo desde el 2008, fue precipitada y complicada por la irrupción del coronavirus que paraliza inicialmente a la economía china. China logra derrotar la Pandemia pero todo el occidente subestima la misma y al irrumpir en Europa emerge a la superficie los enormes deficits e insuficiencias de los sistemas de salud pública. La situación empeora en las Américas con la notable excepción de Canadá, Cuba, Costa Rica, Paraguay y Venezuela que reaccionaron a tiempo.

La crisis sorprende a EU con un sistema de Salud Pública repleto de insuficiencias y déficits conjugado con una crisis económica de tipo estructural producto de la mudanza de gran parte de su tejido industrial al Asia en la década de 1990, conjugada con la preponderancia de los mercados financieros en su economía ha hundido a EU en la más profunda crisis económica de su historia. Esto se complica por la extensión de la desigualdad social que es el verdadero fondo de las recientes y extendidas protestas contra el racismo a raíz del asesinato de un ciudadano afrodescendiente por un policía blanco, pues el racismo es un mecanismo de desarrollo y promoción de la desigualdad.

La crisis de los EU no es sólo económica y sanitaria; es también política, institucional y de identidad nacional porque el intento del supremacismo blanco de retornar a las bases fundacionales de la nación americana traídos por los colonos europeos calivinistas en el navío Mayflower cuando arribaron a América del Norte en el siglo XVII, se enfrenta al hecho de que EU es hoy una sociedad diversa, multicultural y multietnica. En estas condiciones de profunda crisis, EU no podrá arrastrar al resto del mundo a la Trampa de Tucídides y Cortizo no podrá detener las relaciones de Panamá con China, lo que será un paso adelante para nuestro país.

Esta situación que vivimos en Panamá en donde factores externos e internos se conjugan en medio de una sucesión compleja de eventos que da paso a un escenario de conflictividad social de alta intensidad, conducirá a un cambio profundo de régimen político vigente en Panamá.

Miguel Ángel Ramos Estrada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí