Cumpliendo una fantasía una tarde en el cine

0
445
El Caballero sin memoria
Anuncio

La mayoría de las personas tenemos fantasías sexuales, en ocasiones no pasa de fantasear de vez en cuando y otras se levan al plano de la realidad.

También puede ser que al cumplir ese sueño no es como se pensaba.

Hace algunos años -más de 15- salí con una chica que no era tan abierta sexualmente, le apenaba hasta gemir en la cama.

En una ocasión me insistió en ver una película realmente aburrida, fuimos un día de semana en la tarde, la sala estaba literalmente vacía, había como unas 8 personas dispersas a lo largo del salón.

A los 10 minutos de la película se me ocurrió acariciarla, lo que según yo la iba a molestar -ya que había pasado antes-.

Empecé acariciar su mano, me dio un manotón. Después metí mi mano dentro de su blusa, acaricié su pezón en forma circular, para mi sorpresa fue como si su pezón fuera un interruptor de su entrepierna.

Me agarró la mano y la puso encima de sus muslos. Ella misma abrió las piernas mientras me besaba apasionadamente. De pronto empezó a tocar mi pene suavemente, me bajó el zíper del pantalón y empezó a masturbarme.

Cuando estaba a punto de decirle que fuéramos a un push, ella se inclinó y empezó hacerme un oral entre la oscuridad de la sala de cine. Antes de que terminará, ella se bajó el pantalón y el bikini lo suficiente para ser penetrada y se sentó arriba de mí, se apoyó en la silla y comenzó a darme sentones, le agarraba sus nalgas procurando no afectar el ritmo que ella llevaba.

Me miró coquetamente y cambió los movimientos en lugar de arriba hacia abajo en circulares, eso hizo que alcanzará un orgasmo mientras transcurría la película.

Cuando salimos me confesó que hacerlo en un cine era su fantasía desde los 16 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

fifteen + three =